CENSURA OCCIDENTAL

Posted on 11 diciembre 2010

0


Logotipo de Wikileaks

La página web de WikiLeaks se lanzó en diciembre de 2006 y comenzó a funcionar en 2007. Acualmente la web se puede encontrar a través de su dirección IP ya que los dominios han sido cerrados: http://213.251.145.96

Seguimos con un breve repaso a la historia de esta web. Tras sus primeros pasos y en pocos años esta página, que según ellos mismos se ofrece a recibir filtraciones que desvelen comportamientos no éticos por parte de gobiernos, religiones y empresas de todo el mundo, había acumulado más de un millón de documentos. Entre ellos destacó y llevó el nombre del portal a los titulares de todo el mundo la filtración del video donde se podía observar como militares americanos asesinaban al reportero de Reuters Namir Noor-Eldeen. Tan solo tres meses después los diarios The Guardian, The New York Times y Der Spiegel publicaron un conjunto de 92.000 documentos sobre la guerra de Afganistán que les llegaron a través de la web sin pedir compensación económica alguna.

Justo un mes después de esta filtración Julian Assange fue acusado por la fiscal sueca Maria Häljebo de violación según los medios, aunque luego se ha reconocido que fue por mantener relaciones sexuales sin condón, extrañamente al día siguiente la fiscal Eva Finné retiró la acusación. En setiembre otra fiscal, Sofia Wilen, reabriría el caso por el que la policía sueca pidió ayuda a la Interpol y que acabó con Assange como una de las personas más buscadas. Éste se entregó el 7 de diciembre.

Antes de esta entrega y que la Interpol considerara un caso de urgencia encontrarlo, recordemos que por follar sin condón, WikiLeaks hizo dos filtraciones más de importancia. La primera fue la publicación de casi 400.000 documentos sobre la guerra de Irak donde se confirmaban las torturas y otras masacres que EEUU había negado una y otra vez. Esto terminó por poner a la web y Assange en el punto de mira del gobiernos estadounidense. Un mes después de esta filtración llegaría la que actualmente está produciendo el gran revuelo, la publicación de más de 250.000 cables entre el Departamento de Estado y las embajadas estadounidenses de todo el mundo. En estos cables se revelan todo tipo de información confidencial donde se demuestran presiones a gobiernos de todo el planeta y un largo etcétera.

La importancia de estos documentos va más allá de lo que se cuenta en ellos. El acto de su publicación y las reacciones de los gobiernos, principalmente el estadounidense, son tan importantes como los secretos que se están desvelando. Ha sido gracias a WikiLeaks que estamos viendo la censura occidental. En estos días los gobiernos claman al cielo por la censura china por silenciar el premio Nobel de la paz mientras ellos silencian, encarcelan y critican a Julian Assange por dar a conocer sus tejemanejes.

No hay que perder tampoco la perspectiva. Por desgracia hoy en día todo tiene su porque y es probable que estas filtraciones tengan sus intenciones políticas, no sabemos de quién, en contra del gobierno estadounidense. Alguien sacará un beneficio y es por eso que se han dado a conocer. Por ejemplo el gobierno español aprovechando tanto este caso como el revuelo de los controladores ha conseguido eliminar de la actualidad el recorte social y Zapatero encantado por ello. El mito de Robin Hood murió hace mucho, y Assange no es ningún Che Guevara, aunque lo quieran vender así, ni un Mahatma Gandhi, lo que no quita que lo que se está haciendo con él sea una injusticia y sólo por dar a conocer la verdad.

Personalmente hay dos cosas que me encantan de este caso. Lo primero que aunque WikiLeaks no sea periodismo como otros ya han desarrollado, es un ejemplo del mejor periodismo. Una de las principales premisas del cuarto poder es controlar al primer poder, algo que parecen haber olvidado los medios de comunicación en pro de los negocios y del interés político de turno. Lo segundo es el cibermovimiento que se está organizando en defensa de WikiLeaks y Julian Assange. Para empezar con las plataformas de usuarios de todo el mundo que desean su liberación y que ha desembocado en manifestaciones delante de embajadas inglesas y suecas. Luego con los ciberataques a Visa y Mastercard por impedir poder donar dinero a WikiLeaks. Los gobiernos temen internet, quieren controlar internet e internet se revela contra ellos. Es un auténtico placer ver que aún existe algo que se encuentra fuera del alcance de los poderes fácticos y que da esperanza a la libertad de los ciudadanos de a pie.

Anuncios
Posted in: Internacional