EL TRATADO DE LISBOA: LOS CAMBIOS

Posted on 19 octubre 2009

5


Artículo publicado el 1 de octubre de 2009 en Tinta Digital (publicación original aquí).

El Tratado de Lisboa no es un tratado al uso como los anteriores: éste se compone de una serie de enmiendas del Tratado de la Unión Europea y del Tratado constitutivo de la Unión Europea, y gracias a una de estas enmiendas, la Carta de los Derechos Fundamentales pasaría a ser jurídicamente vinculante y de obligatorio cumplimiento en caso de que se aprobara.

En esas enmiendas es por tanto donde están los verdaderos cambios que se van a efectuar, y es en la referente a la Carta de los Derechos Fundamentales donde estuvo uno de los primeros escollos: tanto Reino Unido como Polonia se negaron a que esta fuera jurídicamente superior y predominase sobre sus constituciones (aunque no estén escritas).

Las principales enmiendas

El número de enmiendas es elevado. El texto integro incluye multitud de pequeños cambios, pero haciendo una selección podemos analizar superficialmente lo que serán los principales cambios que se van a llevar a cabo:

  • El Banco Central Europeo pasará a convertirse en una institución oficial.
  • El Consejo Europeo ampliará el voto por mayoría cualificada y a partir de 2014 se aplicará la doble mayoría; se convertirá en una institución, creándose la figura del Presidente del Consejo Europeo, que cambiará cada dos años y medio.
  • El Parlamento Europeo aumentará su poder legislativo. También se crea la figura del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que se centrará principalmente en la política exterior de la Unión Europea.

Además, en Defensa se prevé un acuerdo común de la UE, así como la ayuda mutua en caso de ataques terroristas, catástrofes o desastres hechos por hombres. Y se añade explícitamente la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global como objetivos de la Unión.

Como se puede ver los principales cambios son institucionales y de organización que buscan un método de funcionamiento más eficaz y que cohesione mayormente a los estados miembros, aunque esto conlleve el peligro que los países sientan que su soberanía disminuya y que quedan superditados demasiado a la Unión Europea, perdiendo poder de decisión nacional. La pregunta es: ¿queremos una Unión Europea de “una sola” nación o formada por muchas naciones independientes?

Constitución Europea

Los principales cambios que aporta el Tratado de Lisboa también los aportaba el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa, conocido como Constitución Europea. Las dos diferencias más relevantes son la inclusión de la lucha contra el cambio climático y la implantación del nuevo sistema de votación en 2014 debido a la presión de Polonia.

Entonces, ¿por qué la Constitución Europea se echó atrás y el Tratado de Lisboa continúa hacia su implantación? Básicamente que encallara el texto anterior fue por quererle dar el carácter de una Constitución en sí, algo que sublevó a los nacionalismos de cada país, que siguen estando muy arraigados en el sentimiento popular.

La noción de europeos no ha calado aún en la gente en la gente, la idea de encontrarse todos bajo una Constitución común (aunque no fuera exactamente una Constitución) era una idea rechazada por todos y más sin estar la Unión Europea anclada política e institucionalmente.

El Tratado de Lisboa: el origen

Anuncios
Posted in: Internacional