CINCO AÑOS MÁS CON BARROSO

Posted on 14 septiembre 2009

0


Artículo publicado el 8 de setiembre de 2009 en Tinta Digital (publicación original aquí).

En julio José Manuel Durão Barroso debería de haber sido ratificado por la Eurocámara como presidente de la Comisión Europea por cinco años más. Los 27 estados miembros ya habían dado su visto bueno y, sin rival ninguno, sólo faltaba el trámite de la votación… pero ésta fue retrasada por la presión de los grupos de izquierda. La votación final sobre su reelección será en principio el 16 de septiembre, unos días después que explique su programa a los diferentes grupos parlamentarios.

Barroso tiene el apoyo incondicional de los eurodiputados conservadores, pero éstos no son suficientes para asegurar su reelección. El hecho de que el grupo parlamentario del Partido Popular Europeo le haya mostrado su apoyo le asegura los votos del mayor grupo de la Eurocámara. Joseph Daul, líder del PPE, reiteró que el presidente de la Comisión Europea “debe salir del grupo que haya ganado las elecciones europeas, en este caso el PPE” y Barroso cuenta con el apoyo “unánime” de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, según dijo.

La izquierda disconforme

Por su parte, la izquierda, que fue la que forzó el aplazamiento de la votación, se encuentra dividida en este momento. Por una parte, el grupo socialista ha confirmado que apoyará la decisión de votar en septiembre la reelección de Barroso, mientras que los demás grupos han instado a esperar.

Pero el hecho que estén dispuestos a votar a favor de esa fecha no significa que vayan a votar a favor de dicho presidente, aunque su oposición no evitaría la reelección. Uno de los motivos que puede haber propiciado este desbloqueo en las fechas de votación son los guiños que Barroso ha lanzado en su programa a los socialistas:

“La prioridad social es mucho más urgente ahora que hace cinco años. En nuestras sociedades hay una ansiedad que no había hace cinco años (…) Es necesario que todos los niveles de Gobierno en Europa, las instituciones europeas, pero también el nivel nacional, den una mayor prioridad a los aspectos sociales”.

Esperar a Irlanda

La principal baza que esgrime la izquierda a la hora de retrasar la reelección de Barroso es esperar a que Irlanda vote el referéndum a favor del Tratado de Lisboa. Con dicho tratado habría una reestructuración de las instituciones europeas, con lo que esta transición sería más fácil si el presidente de la Comisión fuera nombrado tras el referéndum.

Pero los conservadores contraatacan explicando que, aunque el referéndum diera el ‘sí’, faltan por firmar varios países como Polonia o la República Checa, lo cual alargaría la reelección de manera indeseada y paralizaría la Comisión durante demasiado tiempo.

Barroso ¿continuismo o cambio?

Una de las cosas que más preocupa a los críticos con las gestiones de Barroso es el continuismo de una política conservadora que no ha ayudado demasiado ni en la crisis ni en su prevención. Según las palabras del propio Barroso, en el texto de su programa ‘Orientaciones sobre política para la próxima Comisión’, insta a poner fin a la crisis de manera eficaz y coordinada y a buscar ya una estrategia de salida, aunque ve “prematuro poner fin a los estímulos fiscales y de apoyo a la economía”, y continúa: “Europa debe salir de la crisis con la convicción de que tiene un sistema financiero más sólido y éticamente responsable”.

De esas palabras se extrae una inclunación por una política continuista en las políticas económicas y la búsqueda de una salida a la crisis, pero no de una solución a futuras crisis provocadas por el sistema económico actual.

¿Sería mejor buscar un cambio en la política económica europea y mundial o por el contrario optar por el continuismo de un sistema que nos ha llevado hasta donde estamos hoy en día?

Anuncios
Posted in: Internacional