EL SIDA PASÓ DE MODA

Posted on 11 noviembre 2008

0


Fotografia de la exposición "¿El positivo o el negativo? Uno de los dos es seropositivo" de Joëlle Dollé.

Fotografía de la exposición '¿El positivo o el negativo? Uno de los dos es seropositivo' de Joëlle Dollé

Hoy he leído un artículo en El País sobre una exposición fotográfica. En dicha exposición aparecen trece fotografías de parejas, tanto heterosexuales como homosexuales. Todas ellas bajo el título “¿El positivo o el negativo? Uno de los dos es seropositivo”. Buscando todo lo contrario al morbo y con parejas de lo más saludables y guapas se consigue impactar, hacer que las neuronas de los visitantes a la muestra se pongan en marcha. Un diez para el autor, Joëlle Dollé, quien con unas sencillas fotografías consigue romper clichés y prejuicios sobre el SIDA, a quién atribuimos, sobretodo las generaciones anteriores a los ochenta, a drogadictos y homosexuales libertinos. En esta muestra se puede ver que no es así, que como en todas partes, en el mundo del SIDA hay de todo.

Esto me lleva a una reflexión sobre la visión del SIDA en la actualidad. Hace no demasiados años, yo nací en el ochenta y uno y lo recuerdo bastante bien, habían fuertes campañas para controlar la enfermedad. Sobre todo con campañas de protección sexual, el ya tan conocido “Pónselo, póntelo”. Pero esa sensibilización se fue diluyendo y hoy en día tan sólo nos acordamos el uno de diciembre (día internacional del SIDA) que aún existe dicha enfermedad.

Estudio rodeado de gente joven, en general nacidos entre el 89 y 90, y tengo la sensación que en sus cabezas no está tan fuertemente inculcado el peligro de esta enfermedad, al igual que otras de transmisión sexual, como si hubieran dejado de existir cuando hay más de 33 millones de personas infectadas en todo el mundo con el VIH. Las campañas parecen ir más encaminadas a la protección contra el embarazo que gonorrea, sífilis o SIDA, y para protegerse del embarazo ya existe la marcha atrás, ¿no?

Sé que ahora mucha gente me dirá que eso no es así, que no se ha olvidado… ¿están seguros? sino por que se usa tanto la marcha atrás ¿no tienen miedo a las enfermedades?

El Mundo (12/04/2007): “Entre las mayores de 39 años, un 21% practica la marcha atrás”, “un 15% de las encuestadas admitió mantener relaciones sin protección de forma habitual. Además, el 13% utiliza la marcha atrás”.

El Correo Gallego (17/09/2008): “El 16% de las gallegas utilizan la marcha atrás como método anticonceptivo habitual”.

Por último diré que no estaría de más una nomenclatura más exacta, ya que métodos anticonceptivos hace referencia a evitar embarazo, y no sirven sólo para eso. Así como animar a la gente a que se eduque, el sexo es algo natural, los hijos lo practican, los padres lo practican, los abuelos lo practican, y lo mejor que podemos hacer es facilitarles las cosas con métodos “anticonceptivos” más baratos y accesibles. Para los padres reacios a pensar en sus hijos e hijas de catorce años practicando sexo, ¿qué es mejor? ¿qué lo haga a escondidas con la marcha atrás y se quede embarazada o contraiga alguna enfermedad? ¿o qué le eduque a usar lo que debe y quién sabe si entonces, al haber hablado del tema, decida que es pronto y se espere unos años?

Fuentes:

“Contra los falsos estereotipos del sida” (elpais.com)

“El 16% de las gallegas utilizan la ‘marcha atrás’ como método anticonceptivo habitual” de E.P. (elcorreogallego.es)

“Una encuesta muestra los hábitos anticonceptivos de las españolas” (elmundo.es)

Anuncios
Posted in: Sociedad